Sol

La luz del Sol es en realidad más verde que cualquier otro color, pero si un humano estuviera en el espacio y fuera lo suficientemente valiente para mirar al Sol, lo vería completamente blanco.

Los tonos amarillos, naranjas y rojos que los humanos ven desde la Tierra son el resultado de la luz del Sol siendo filtrada por la atmósfera, que absorbe las longitudes de onda azuladas, y deja pasar las rojizas.

Mercurio

Es tan pequeño que no tiene mucha atmósfera, es por eso que los ojos humanos simplemente verían su superfície rocosa gris, y quizá algunos pequeños detalles en rojo debido a la alta reflectancia de los depósitos que resultaron de la actividad volcánica.

Venus

Con una atmósfera realmente gruesa con nubes de ácido sulfúrico, la superfície de Venus sería un misterio si no fuera por las sondas que lograron aterrizar allí. Cuando un humano lo mira desde el espacio, ve un tono amarillento muy pálido. Venus es además el objeto más brillante del cielo durante la noche terráquea.

Tierra

Al verla desde el espacio, el hogar de los humanos se ve sobretodo de tonos azul oscuro, las zonas nubosas se ven blancas y azul pastel y, si tienes suerte, puedes ver algunos continentes de color rojo-ladrillo y ocasionalmente algunas manchas de vegetación en color verde oscuro.

Luna

Se ve hermosa y gris allá arriba. Las manchas más oscuras son los mares lunares (o lunar maria), grandes planícies formadas por material volcánico distinto.

A los humanos les encanta observar la luna con ojos románticos de asombro. De hecho, siguiendo su sueño de explorar el Universo, están planeando contruir allí algo llamado Moon Village.

Marte

Las rocas oxidadas de Marte y el polvo suspendido en su atmósfera hacen que parezca de un color marrón-rojizo cuando un humano lo ve desde el espacio. Algunas zonas se ven de un tono marrón un poco más oscuros porque tienen diferentes propiedades reflectantes (albedo). Si miras con cuidado y has tenido la suerte de visitar Marte cuando no hay ninguna tormenta gigante de arena, también verás varios tonos de blanco en los casquetes polares a causa de los enormes depósitos de hielo.

Júpiter

No hay ninguna superfície que ver en los gigantes gaseosos del Sistema Solar. La rotación y las potentes tormentas hacen que Júpiter parezca vestido con rayas horizontales de color marrón/naranja pálido y tonos de blanco. Si un humano mirara con atención, también encontraría algunos tonos de azul, que son las zonas donde hay menor concentración de nubes y permiten mirar un poco más adentro hacia el corazón de Júpiter.

La Gran Mancha Roja en la zona inferior derecha es una tormenta gigantesca del tamaño de la Tierra que se cree está activa desde hace al menos 350 años. La mancha negra de la zona inferior izquierda es la sombra de una de sus lunas que pasaba por allí.

Saturno

Saturno se viste de rayas como Júpiter, y un humano en órbita las vería de varias tonalidades de color oro pálido, pero mucho menos contrastadas que las de su vecino a causa de las nubes de menor densidad. Dependiendo de la estación, la diferencia de temperatura entre el hemisferio norte y el sur hace que uno se vea más azulado que el otro.

Los anillos de Saturno se ven de color arenoso y gris a primera vista, pero si un humano estuviera lo suficientemente cerca también encontraría hermosas tonalidades de rosa claro. En la imagen, la mancha oscura del centro es la sombra de una de las muchas lunas de Saturno, Encélado.

Urano

Para un humano, Urano brilla en un tono placentero y consistente de azul pálido, con algunas trazas de azul verdoso, que es una característica normal del Metano al absorber la luz.

Recientemente, ojos electrónicos han averiguado que bajo la niebla de Metano se ven fuegos artificiales realmente interesantes.

Neptuno

Neptuno se ve de color azul pálido parecido a su hermano Urano, pero un observador humano también vería algunas diferencias interesantes, como una gran mancha de color más oscuro debido a las nubes de menor altitud, algunas bandas horizontales en tonos más grisáceos y algunas otras manchas más pequeñas de color blanco que se creen están formadas por Metano congelado.

Plutón

Plutón muestra su amor por el Sistema Solar con un gigantesco glaciar en forma de corazón que se cree que incluso palpita regularmente con el paso del tiempo, con contrastes brillantes y oscuros de color marrón terroso.